Make your own free website on Tripod.com

 

Información extraida de Cnn en español ( cnnenespanol ) del 3 de Abril de 2002

 

Argentina recuerda a sus caídos en la Guerra de las Malvinas

Muchos lloraron a sus muertos en la guerra
3 de abril, 2002 . Actualizado: 7:19 AM hora de Nueva York (1219 GMT)

 

BUENOS AIRES (Reuters) -- Argentina recordó el martes con un acto realizado en Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, el 20 aniversario del desembarco en las Islas Malvinas, que intentó recuperar de Gran Bretaña y cuya soberanía reclama desde hace más de un siglo.
Los dos países libraron luego una breve pero sangrienta guerra en 1982 por el control del archipiélago, ubicado en el Atlántico Sur, que terminó con la victoria del país europeo y cerca de 1.000 soldados muertos de ambos bandos.
El presidente argentino, Eduardo Duhalde, encabezó el acto en el que señaló que las Islas Malvinas son argentinas.
"La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme al derecho constitucional constituye un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino", dijo Duhalde.
"Las Malvinas son nuestras y vamos a recuperarlas volviendo a poner de pie a nuestro país", agregó en el acto realizado en Ushuaia, unos 3.580 kilómetros al sur de Buenos Aires.
Pero la recuperación será en forma diplomática, "reinsertando a la Argentina en la economía, mundial, con el apoyo de todas las naciones hermanas que desde hace mucho tiempo acompañan nuestro reclamo", dijo el mandatario.

Más temprano, más de 2.000 ex combatientes desplegaron junto con los lugareños una bandera de 2.000 metros como símbolo de paz.
Entre marchas, himnos y desfiles militares, Duhalde entregó medallas a 20 ex soldados destacados y descubrió placas recordatorias de los caídos en combate.
La guerra se desencadenó cuando la dictadura militar que entonces gobernaba el país sudamericano decidió desembarcar en las islas el 2 de abril de 1982, estableciendo una gobernación militar.
El conflicto duró 74 días hasta el 14 de junio de 1982, cuando las tropas argentinas se rindieron a una fuerza enviada por Gran Bretaña, lo que propició la desintegración del poder de la dictadura militar.
Catorce meses después de la derrota, las elecciones de 1983 llevaron al poder a un gobierno democrático encabezado por el ex presidente Raúl Alfonsín, poniendo fin a la dictadura que ensombreció al país desde 1976.
Los historiadores concuerdan en que la guerra fue un intento del gobierno de facto, a cargo del general Leopoldo Galtieri, por permanecer en el poder, y así lo sienten muchos argentinos.


Los ex combatientes piden ayuda
Argentina perdió cerca de 650 combatientes, en tanto Gran Bretaña tuvo 250 víctimas fatales, en un enfrentamiento en el que el país sudamericano envió soldados con poca preparación y equipos no apropiados para resistir un clima hostil.
"Cuando regresamos de Malvinas tuvimos que soportar una cruenta campaña de 'desmalvinización' que se llevó casi tantas vidas como las que se perdieron en el conflicto bélico", dijo Héctor Beiroa, presidente de la Federación de Veteranos de Guerra de la República Argentina en el acto en Ushuaia.
Aunque la mayor parte de la población rescató la valentía de los combatientes, los veteranos de la guerra se quejan de que los sucesivos gobiernos no les otorgaron la asistencia necesaria para seguir adelante con sus vidas.
"Conozco a gente que fue a la guerra y ahora no tiene nada. Muchos argentinos sólo se acuerdan hoy de que murieron chicos", dijo a Reuters Marlene, una policía de 28 años.
De hecho, los ex combatientes recorren a diario los vagones de los trenes pidiendo ayuda económica y el reconocimiento social que no reciben del Estado.
"Hoy solicitamos la normalización y la puesta en marcha de una política de Estado activa para solucionar definitivamente los problemas del veterano de guerra, para que se respete la integridad de su pensión", señaló Beiroa.


Copyright 2002 Reuters Limited. Derechos Reservados.