Make your own free website on Tripod.com

 

Información extraida del diario La Voz del Interior del 2 de Abril de 2002

Una crisis más fuerte que la guerra

Por Francesc Relea Periodista del diario español El País

Argentina conmemora el 20° aniversario de la guerra de las Malvinas en el peor escenario político, económico y social desde la dictadura que llevó al país a la disparatada aventura militar contra una potencia como el Reino Unido.

La paradoja es que 20 años después, los 2.400 habitantes del archipiélago, tienen una calidad de vida superior a los 37 millones de argentinos.

La soberanía de las islas sigue tan lejana como el día que los argentinos plantaron la bandera que ondeó apenas dos meses y medio.

La pesadilla

Para muchos argentinos la pesadilla de sobrevivir en un país que ofrece menos perspectivas que nunca es incomparable con el triste recuerdo de lo que sucedió con los compatriotas que fueron enviados al frente por un general más amante del trago que de la eficiencia. Leopoldo Fortunato Galtieri vive oculto en su domicilio, sin aparecer en público desde hace años.

En el acto realizado en Ushuaia, los veteranos recordaron que "la gesta contra los colonialistas anglosajones abrió el cauce para reintegrar a la patria grande".

Pero no todos los ex combatientes hacen gala de un patriotismo tan rancio. Algunos se manifestaron con fuertes críticas y protestaron frente a la casa de Galtieri.

El año pasado los ingresos por los permisos pesqueros que administran los malvinenses sumaron 32 millones de dólares. Eso consolida un presupuesto que cubre todos los gastos (66 millones de dólares), educación gratuita hasta los 16 años, cobertura médica para todos a cargo del Estado y pensión de mil dólares para cada jubilado. No hay deuda externa ni desempleo.

Las relaciones entre Argentina y el Reino Unido se rigen por el acuerdo firmado el 14 de julio de 1999, en la recta final del mandato de Carlos Menem, que establece que los argentinos deben presentar el pasaporte para ingresar en las Malvinas, lo que choca frontalmente con la Constitución argentina que ratifica la soberanía en el archipiélago.

El apoyo chileno

Uno de los capítulos del conflicto que estuvo en penumbras es el apoyo que brindó Chile a las tropas británicas. El general Fernando Matthei, ex comandante en jefe de la Fuerza Aérea chilena, reveló algunos de los secretos mejor guardados de la ayuda que prestó el general Augusto Pinochet a la primera ministra británica Margaret Thatcher, rompiendo la teórica solidaridad latinoamericana y entre dictadores.

En una entrevista, el lugarteniente de Pinochet dio diversos detalles de la colaboración que facilitó el Ejército chileno a Londres. A cambio, Inglaterra vendería a bajo precio aviones Hawker Hunter, un radar de larga distancia, misiles antiaéreos, aviones Canberra, y bombarderos. "A nosotros no nos interesaba que los argentinos les pegaran a los ingleses, porque entonces seríamos los siguientes", dijo.